Image
29 de Apr de 2020 298 Lecturas

Día de la Danza se celebra a distancia y con reflexión en la Escuela Artística

Cada año, el 29 de abril reúne a los amantes de la danza para celebrar su día a través de espectáculos, encuentro o clases abiertas. En esta ocasión, la efeméride se vive de una manera especial, pues cada compañía esta confinada en su hogar. Esto toca también a la academia e Danza Clásica y la academia de Danza Contemporánea de la Escuela de Cultura Artística Claudio Arrau León. 

El establecimiento de Arauco 356 permanece en cuarentena preventiva desde el 16 de marzo, sin embargo, las docentes Edith Hernández y Solange Marchant se mantienen en contacto con sus alumnos y los apoderados, de sus respectivas especialidades.

Edith Hernández expresa un emotivo mensaje a sus alumnas, a través de las redes sociales de la Escuela de Cultura Artística. Tanto en Facebook como en Twitter e Instagram, son @artisticaarrau.

“Les envío un saludo, ahora desde mi hogar, y les deseo que todos se encuentren bien y protegidos junto a sus familias. Si bien el desarrollo del trabajado técnico y artístico es muy importante, hoy lo es más aún prevalecer nuestra salud y quedarnos en nuestra casa. Pronto nos reuniremos y la mayor alegría será que estemos todos juntos”, comparte.

El talento de las alumnas de Danza Clásica se ha manifestado en numerosas oportunidades, que en su mayoría están registradas en el canal de youtube Escuela de Cultura Artística Claudio Arrau León.

Revelación contemporánea

A su vez, la docente Solange Marchant tiene a su cargo la academia de Danza Contemporánea. También en las redes sociales de la Escuela Artística hace llegar un mensaje muy emotivo a sus alumnas de distintas edades. En esta celebración “puertas adentro” del Día de la Danza, manifiesta la esencia que percibe en esta disciplina artística.

“Para mí la danza tiene que ver con el sentir y cómo ese sentir tiene que ver con el movimiento, entonces en esta época de cuarentena, como que siento que estoy danzando igual y les digo a mis alumnas que ellas están danzando igual, porque es sentir que estás viva, que hueles, que tocas, que sientes, que miras, que escuchas y todo eso tiene un movimiento. Ahora, ese movimiento es más interno, más de adentro y eso es espectacular igual”, reflexiona.   

En efecto, la destacada coreógrafa hace hincapié en que la danza engrana los movimientos internos en un gran movimiento externo. Eso caracteriza las energías que promueve entre sus alumnos durante este aislamiento social. Es especialmente sensible en la danza, dado que siempre trabaja con el cuerpo y la cercanía, es muy físico.

“Al principio me costó, porque fue un choque grande esto, recién habíamos estado en el inicio de clases. Alcancé a tener clases con todas mis alumnas, de lunes a viernes, entonces fue un corte muy abrupto. Fue muy revuelto, no tenías una respuesta clara frente a lo que estaba pasando”, confiesa. 

No obstante, con el paso de los días ha cambiado esta actitud y lo ha compartido con las alumnas y apoderados. Hay lazos muy fuertes, que se manifiestan en las tardes de ensayo, que generan amistades. También las intervenciones artísticas coronan este esfuerzo sistemático, para el que todo este colectivo espera el regreso, aunque con mucha paciencia.

Para las alumnas menores, la docente ha recomendado algunas páginas con ejercicios, mientras que con las más grandes evalúa hacer algunos entrenamientos en las próximas semanas, para lo cual ya evalúan si se dan las condiciones para materializarlo a distancia. Con estos panoramas, Marchant opina que se han adecuado bien a la contingencia.

COMENTAR